top of page

LA ORACIÓN, LA LEY DE LA ATRACCIÓN

Updated: Oct 23, 2023




Echemos un vistazo sobre cómo funciona la oración y la ley de la atracción. No necesitas ser un teólogo para entenderlo, solo un poco de lógica, reflexión y conectar ideas.


San Marcos 11:24 nos dice: "Por eso os digo, todo lo que pidáis en oración, creed que lo habéis recibido, y os vendrá." Mateo 21:22 también nos dice: "Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis."


Destacaría estas palabras clave: "creed que lo habéis recibido, y os vendrá" y "creyendo, lo recibiréis".


Entonces, ¿por qué algunas enseñanzas religiosas nos dicen que pidamos lo que nos falta? Eso es exactamente lo contrario con lo que leemos en San Marcos y Mateo, quienes no mencionan que pidas lo que careces, sino que enseñan que debes creer firmemente que ya lo tienes para recibirlo.


Luego de reflexionar en esto, lo he relacionado de la siguiente manera: Si nuestra alma viene de Dios, si nuestros pensamientos son energía, si la mente no distingue entre el pensamiento negativo y el positivo, y si la oración es, en esencia, pensamientos, entonces, al orar enfocados en nuestras carencias, estamos enviando una señal que impide que Dios responda a nuestras peticiones.


Por otro lado, cuando oramos como si ya tuviéramos lo que pedimos, estamos enviando una señal clara al universo, a Dios. Estamos alineando nuestra energía con lo que queremos atraer. Como dice San Marcos, "creed que lo habéis recibido, y os vendrá", o como menciona Mateo, "...creyendo, lo recibiréis". Esto se relaciona con el hecho de que la mente no reconoce lo negativo, como mencioné en el capítulo sobre El Arte De Hablar Positivamente. Por eso, es importante orar como si ya lo tuviéramos.


Entonces, si pides lo que careces, no estás creyendo que ya lo tienes. Debes actuar como si ya lo poseyeras para finalmente obtenerlo. Cambiar esta mentalidad puede ser complicado, pero es crucial. Tenemos que romper patrones de pensamiento automáticos que hemos desarrollado a lo largo de nuestra vida.


Las cosas negativas suelen ocurrir por la falta de imaginación y creatividad sobre nuestras opciones. Un ejemplo simple: Opción 1, "robar dinero"; Opción 2, "morir de hambre". Si solo vemos estas dos opciones, la primera parece la mejor alternativa. Sin embargo, debemos entrenar nuestra mente para considerar todas las opciones y visualizarlas en nuestras oraciones a Dios.


Para atraer nuestras peticiones, debemos estar conectados con lo divino y tomar decisiones firmes. Imagina esto: cuando quieres levantar tu brazo derecho, tu cerebro envía una señal energética al brazo, y lo levantas con energía al instante. Es la conexión que existe entre tu cerebro y las partes de tu cuerpo. Ahora, ¿qué pasa si esa conexión se rompe o no funciona correctamente? Pues bien, la parte del cuerpo en cuestión no se moverá adecuadamente.


Entonces, aquí está la pregunta interesante: si tenemos esa chispa divina, el alma, que puede estar conectada con el Creador, ¿por qué no aplicar la misma lógica a la oración? La clave reside en establecer esta conexión para recibir respuestas efectivas a través de nuestras oraciones, creyendo firmemente que ya lo hemos recibido.


Antes de orar, conectémonos con lo divino, dando gracias con amor, como se nos dice en Filipenses 4:6-7. Luego, durante nuestra oración, visualicemos nuestras peticiones y agradezcamos a Dios como si ya hubiéramos recibido lo que estamos pidiendo. Esto es como creértelo al máximo. Cuando tú recibes algo, es natural dar las gracias, ¿verdad? Bueno, en este caso, agradece a Dios porque ya has recibido lo que estás orando. Visualízate obteniendo lo que pediste y percibe el sentimiento en tu cuerpo una vez que lo hayas obtenido. Esto es parte de creer con todo tu ser que ya es tuyo. Por ejemplo, si enfrentas una enfermedad o molestia, durante la meditación o la oración, imagina tu cuerpo sano y libre. Siente en tu cuerpo la sensación de tener un cuerpo sano y da gracias a Dios porque estás libre de la enfermedad o molestia. Luego, cuando termines la meditación, actúa como si ya tuvieras un cuerpo sano, pues debes creer en ello. Verás que, con el tiempo, tu cuerpo responderá y sanará de verdad.


Sin una conexión con lo Divino, nuestras oraciones pueden quedarse sin respuesta, no porque Dios no quiera responder, sino porque no hay una comunicación efectiva. Así que, antes de orar, agradece con amor y compasión para conectar con Él. Tu oración y visualización siempre deben buscar el bienestar del otro si estás orando por alguien más. Reza por ellos y visualiza sus deseos cumplidos, alineando tu energía con la de ellos.


Otra cuestión crucial para crear y manifestar lo que deseamos es asumir la responsabilidad de todo lo que nos sucede, ya sean experiencias positivas o negativas. Es importante reconocer que nuestras acciones y pensamientos tienen un papel fundamental en todo lo que nos ocurre. Si algo bueno o malo nos sucede, debemos ser responsables y admitir que, de alguna manera, contribuimos a ello, ya sea a través de nuestros miedos, pensamientos negativos, enfados, o lo contrario.


El Universo opera de manera eficaz cuando tomamos el control y la responsabilidad de nuestra vida. Culpar a otros por lo que nos sucede envía al Universo el mensaje de que no tenemos el control sobre nuestra propia vida. Incluso las experiencias negativas son, en cierto sentido, creadas por nuestra propia energía negativa, como el miedo.


Cuando intentas evadir tus experiencias y afirmas que no las deseabas, estás transmitiendo al Universo que no eres el creador de tu propia realidad, sino que alguien más lo hace por ti, como si fuera el Matrix quien determina tu vida. Esta actitud obstaculiza la Ley de la Atracción, ya que el Universo no puede responder eficazmente a alguien que no reconoce su capacidad de ser el autor de su propia realidad.


Cada vez que te excusas o buscas culpar a otros por lo que te sucede, estás negando tu poder como creador de tu vida. Es importante recordar que la responsabilidad y el control sobre tus experiencias recaen en gran medida en tus manos. Asumir este papel activo te permite alinear tus pensamientos y energía con lo que deseas manifestar en tu vida.



Algunos Métodos Para Ayudar Atraer Energía


  1. Liberando: Deja ir todo lo que deseas en tu oración y permite que el camino te guíe. Enfócate conscientemente en lo que quieres y luego déjalo ir. Permite que tu ser divino, tu alma, se encargue de guiarte por el mejor camino que necesitas vivir. Libérate y déjate llevar día a día, confiando en que tu alma te conducirá por el mejor camino. Cuando te entregas y te relajas, te darás cuenta de que lo que antes perseguías ahora te está siguiendo a ti. La energía de deseo, que a veces causa estrés al buscar lo que deseas, es la que puede bloquear que las cosas sucedan. Una vez que la liberes y te olvides de eso, es cuando te llega lo que querías. Sin embargo, para que esto funcione, primero debes estar en paz y conectarte con el Creador.

  2. Fuerza de Voluntad: Define una meta y muévete hacia ella a pesar de las dificultades o bloqueos que puedan aparecer. Este método requiere concentración, persistencia y ver los problemas y las dificultades no como obstáculos, sino como una parte del camino que necesitas recorrer para aprender. Un ejemplo aquí es la repetición para aprender algo, como hacer ejercicio para desarrollar músculos.

  3. Energía Emparejada: Necesitas emparejarte y convertirte en la energía que deseas obtener. Si quieres tener abundancia, actúa de manera abundante. Si deseas ser amoroso y cariñoso, actúa de esa manera. Si buscas un cierto empleo, actúa como se necesita para tener ese empleo. Empareja tu energía con lo que deseas crear. Este método implica visualizar, pensar y actuar como si ya fueras la persona que ha logrado su deseo, como si ya hubieras recibido lo que anhelas.


10 views0 comments

Comments


bottom of page