top of page

BENDICIÓN DE LOS ALIMENTOS: Más que una Rutina

Updated: Sep 8, 2023

Lucas 24:30:

"Y aconteció que estando a la mesa con ellos, tomó el pan y lo bendijo, lo partió y les dio."


De niño, crecí en una familia católica donde bendecir la comida antes de comer era una rutina común. Sin embargo, nunca le presté mucha atención ni entendí realmente por qué lo hacíamos.


Personalmente, dejé de bendecir los alimentos en algún momento porque simplemente se me olvidaba y no veía mucho sentido en ello. Pero luego, después de aprender acerca de cómo todo está hecho de energía (humanos, cosas, animales, planetas, espacio, etc.), y cómo agradecer aumenta nuestro campo energético y difunde buenas vibraciones a nuestro alrededor, mi perspectiva cambió.


Existen investigaciones que respaldan esta teoría. Por ejemplo, se ha demostrado que cuando dices "Te quiero" a un vaso de agua o a unas plantas durante varios días, el agua forma cristales perfectos (si los observas bajo un microscopio) y las plantas crecen más rápido y florecen mejor. Por otro lado, cuando dices "Te odio", el efecto es opuesto: el agua se desfigura y parece sin vida, y las plantas mueren antes de florecer. Todo esto sucede debido a las palabras que emiten energía hacia el agua y las plantas.




¿Por qué unas palabras simples pueden tener un impacto tan grande en el agua y las plantas? La respuesta radica en la energía que generas cuando piensas o hablas. Tanto tus palabras como tus pensamientos emiten energía, y el agua y las plantas captan esta energía que irradias. Debido a que todo en el universo está compuesto de energía, tu propia energía tiene el poder de influir en las propiedades y la biología de lo que te rodea.


En los estudios sobre el agua, se ha descubierto que el agua puede curar enfermedades cuando se le habla con amor y gratitud. Esto me hace pensar en el agua bendita y por qué tantas religiones y tradiciones la utilizan. Estudios en templos de diferentes religiones han encontrado hermosos cristales perfectos en el agua debido a las oraciones y las buenas energías que recibe. Por lo tanto, ríos considerados sagrados y milagrosos contienen energía curativa gracias a las miles de personas que rezan ante los ríos. Si bebes esta agua, puedes sanarte de enfermedades porque contiene la energía positiva de todas esas oraciones.


Al comprender cómo nuestras palabras afectan al agua y a las flores, llegué a entender por qué bendecimos los alimentos. Cuando rezamos para bendecir la comida o la bebida, estamos enviando energía positiva a lo que vamos a consumir. Al mismo tiempo, eliminamos cualquier energía negativa que el alimento pudo haber recogido durante su preparación o manipulación. Jesús comprendía cómo funcionaba esta energía de nuestras palabras (oraciones) en relación con los alimentos y otras personas o cosas. Por eso, es importante bendecir los alimentos.


Este mismo principio se aplica cuando hablamos, ya sea bien o mal, hacia los demás o hacia nosotros mismos. Cada palabra negativa que pronunciamos daña nuestra propia energía y nos afecta, similar a lo que sucede con el agua. Pero, al contrario, cada palabra positiva que decimos construye hermosos cristales perfectos en nuestro ser y en nuestro entorno. Por eso es crucial cuidar nuestras palabras y mantener una comunicación armoniosa para construir esta energía positiva en nosotros y a nuestro alrededor.


Como padre, siento la responsabilidad de hablar de manera positiva a mis hijos para ayudar a construir esta energía positiva en sus vidas. Recordemos que estamos hechos principalmente de energía, y nuestro cuerpo está compuesto en gran parte de agua, alrededor del 60% para los adultos y el 70% para los niños. Así que debemos ser conscientes de cómo estamos moldeando esta energía en nosotros mismos y en nuestros seres queridos.


4 views0 comments

Comments


bottom of page